Estrategia de márketing, planificación empresarial

chess-424556_640

Una estrategia de márketing es fundamental para el funcionamiento de cualquier empresa, desde una pyme hasta una gran multinacional. Hablar de un plan de márketing estándar es complicado debido a que su contenido varía dependiendo de las características de la empresa, sin embargo existen unas guías comunes que deberían estar presentes en todos los planes de márketing.

La mercadotecnia estratégica define las líneas maestras de comunicación y comercialización de una marca para aprovechar las oportunidades de mercado. El márketing mix establece cuatro variables fundamentales: precio, producto, distribución y publicidad, estos cuatro parámetros deben planificarse meticulosamente, pero en un plan estratégico de márketing caben muchas más cosas.

La diferencia entre las estrategias y las tácticas es que las estrategias deben identificar objetivos, definir las tareas por las que vamos a trabajar, mientras las tácticas de márketing explican cómo vamos a conseguirlo, establecen tareas y criterios de manera concreta y definida en el tiempo.

Es conveniente realizar un trabajo de investigación previo a realizar la estrategia de márketing, así conoceremos a nuestro público y el mercado en el que actuamos, algunos delos datos que deberíamos recopilar son:

  • Conocer las necesidades de nuestros clientes.
  • Segmentar el mercado e identificar diferentes grupos de público.
  • Valorar los segmentos en función al interés que puedan tener para nuestros productos.
  • Investigar el mercado, la competencia e identificar posibles vacíos de mercado que podamos ocupar.

Una vez analicemos estos datos podremos empezar a establecer objetivos concretos. Los objetivos estratégicos deben definirse en el tiempo a corto, medio y largo plazo, un plan estratégico de márketing debería prever todos los aspectos de la empresa a lo largo de mucho tiempo, a pesar de que estos criterios pueden ir cambiando a lo largo de los diferentes planes estratégicos futuros.

Como ya hemos dicho, es muy difícil establecer criterios estratégicos que sirvan para cualquier empresa, pero atendiendo a las variables clásicas deberíamos establecer estrategias para:

  • Precio: En función del mercado, la competencia y el público deberíamos prever las fluctuaciones que esperamos que se produzcan, estableciendo máximos y mínimos eventuales.
  • Producto: Valorar y definir cada uno de nuestros productos en 360 grados, es decir, de manera integral.
  • Distribución: Valoración de puntos de venta y proveedores, es importante optimizar la distribución lo más posible ya que suele producir un gran ahorro.
  • Promoción: Con un buen trabajo de investigación podremos llevar a cabo una estrategia comunicativa y publicitaria correcta y adaptada a nuestro público, tanto real como potencial.

Estos son los fundamentos de un plan de márketing estratégico, si tienes alguna duda o sugerencia puedes escribirnos en la sección de comentarios de nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*